La mujer líder en el mundo

El liderazgo de las mujeres es necesario en los equipos, en las organizaciones y en la sociedad, ya que todos se benefician de él. Por eso se necesitan líderes de ambos sexos para que se complementen entre sí.

Liderazgo femenino en todas partes del mundo

Algunas de las características que determinan el liderazgo femenino son:

La orientación de la gente

Son sociables, expresivos y cercanos, lo que ofrece un gran potencial a la hora de lograr compromisos, ya sea con los objetivos de la organización o en un proyecto concreto.

Tendencia a la cooperación

Esto hace que el trabajo en equipo sea más natural, ya que son activos en la inclusión y contienen a las personas. También se preocupan por los procesos ordenados y saludables.

emprende

Capacidad de actuar en muchas direcciones

Tienen la habilidad innata de pensar y actuar en muchas direcciones o asuntos al mismo tiempo. Esto les da una ventaja a la hora de tomar decisiones y afrontar las crisis.

Liderazgo horizontal

El liderazgo de las mujeres es inclusivo, fomenta la participación y comparte el poder y la información con aquellos a los que conduce. Tiende a crear y fortalecer las identidades de grupo.

Predominio emocional

En general, son capaces de tener en cuenta el lado “humano” de las personas y generar altos niveles de empatía.

Mayor voluntad de cambio

Su estilo es innovador, con un fuerte sentido de la calidad, centrado en la persona, flexible, comunicativo y persuasivo.

Las organizaciones de hoy en día son más planas y están más interconectadas ya que los cambios son más rápidos que antes. Por lo tanto, necesitan las características de colaboración, empatía, sensibilidad y consenso que se asocian más con lo femenino. En general, las mujeres tienden a ser más participativas en la búsqueda de las mejores soluciones dentro del equipo de trabajo.

Según los investigadores, al asumir el rol de liderazgo, las mujeres experimentan cambios en su comportamiento, ya que se acentúan algunas de sus propias características y otras que, no habían tenido en su carácter aparecen con mucha fuerza.

Su capacidad de análisis se vuelve muy rápida y la precisión en la toma de decisiones se acelera. Cuando una mujer tiene la oportunidad de liderar o hacerse cargo de un equipo, lo toma como un verdadero reto y se centra en el proyecto que está llevando a cabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *